El Tiempo
ENCUESTA

¿Te plantearías realizar un nuevo proyecto de vida en Neila?

(902 votos)

COMPARTE EN ...
Visitantes
Tenemos 38 invitados conectado(s)
Hotel Villa Neila Especial Fractura Hidráulica RSS - Últimas noticias Neila Street View Diccionario Neilense Rutas por la Sierra Galeria fotografica Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Neila en Wikipedia Patrimonio Natural de Castilla y Leon

PostHeaderIcon La trashumancia del siglo XXI


NoticiasUn equipo de investigadores de la Complutense propone recuperar esta actividad como alternativa para el desarrollo rural, al tiempo que proyecta un museo y centro de investigación en Neila.

La trashumancia, ese pastoreo estacional de pasar el ganado de las dehesas de invierno a las de verano, no es cosa del pasado. Más bien, puede formar parte de un futuro esperanzador ligado al desarrollo de nuestros pueblos; con los consiguientes cambios fruto de la evolución social, pero manteniendo la esencia de modelo sostenible que siempre ha caracterizado esta actividad. «Si dejamos que se pierda estamos tirando por la borda casi once siglos de estructura económica ».

Así lo entiende Francisco Javier Antón, profesor de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid y director del estudio Pastoreo y puertos de montaña en Neila, que fija la pervivencia actual de esta actividad en la Península Ibérica en zonas de Cantabria, Aragón, Extremadura y Castilla-La Mancha, aunque cada vez con menos peso. «En un momento en que la trashumancia está en un punto crítico, los estudios científicos y académicos ponen de relieve su importancia y validez como modelo económico, sobre todo para espacios que están despoblándose», explica este experto.

Antón va más allá en su propuesta, y teniendo en cuenta que Castilla y León es la «patria» de este pastoreo estacional, plantea su recuperación en zonas de gran tradición trashumante como Neila. «Uno de los objetivos de las autoridades para fijar población, además del turismo rural, debiera ser el impulso de este tipo de ganadería, que además serviría para tener limpios los montes», subraya. Recuperar aquella labor pero adaptada a los nuevos tiempos, que nada tienen que ver con las largas estancias que los pastores de antaño pasaban fuera de casa. «Ahora se hacen turnos, tienen viviendas y las comodidades que ofrece la sociedad actual. Puede ser un trabajo como otro cualquiera».

Los beneficios que tendría rescatar este medio de vida, perdido en muchos casos por trabas puestas desde las administraciones autonómicas, es quizá la principal conclusión que se desprende del estudio de Antón. Junto a otros cuatro compañeros del departamento de Análisis Geográfico de la Universidad Complutense, el respaldo de la asociación Amigos de la Fuente Cuentera y la colaboración del Ayuntamiento de Neila, este profesor ha invertido cuatro años en estudiar la organización de un territorio de más de 6.000 km2, la extensión del municipio, a partir de la trashumancia. Su importancia científica radica, precisamente, en que esta actividad ha desaparecido en muchos lugares.

Puertos y hierbas

La investigación consta de varias partes. Una de ellas ha sido la realización de un estudio del medio físico: «Es una zona de alta montaña con un clima duro, un invierno frío y largo y un verano corto y fresco. Esta alternancia es uno de los objetos de este tipo de ganadería». Clima característico, pero también puertos con hierbas frescas y nutritivas para la alimentación del ganado, fundamentalmente ovino. «Por eso hay puertos de trashumancia, porque ese clima y la altitud determinan zonas de pastoreo muy óptimas», precisa el experto. Y en el estudio de ese medio físico es donde se encuentran las formaciones glaciares tan características de la zona, una de las cuales ha datado el equipo de la Complutense con un moderno sistema que se aplica por primera vez en el Sistema Ibérico. Se trata del Berilio-10, que ha arrojado datos reveladores. «Hace ya 16.000 años antes de Cristo teníamos glaciares de casi cuatro o cinco kilómetros de largo en Neila. Cuando se funden los hielos nos quedan masas que van retrocediendo y que al fundirse in situ nos dejan las lagunas que tenemos en este municipio», detalla.

Todas las condiciones físicas naturales que reúne este entorno han propiciado la existencia de este modelo de ganadería, que a su vez ha sido tratado con detenimiento en la investigación a través de archivos del Ayuntamiento que datan del siglo XV. Testimonios escritos, pero también orales como la memoria y la experiencia de una decena de hombres que en su día estuvieron vinculados a esta actividad, como lo están de una forma u otra la mayoría de los neilenses, y que cuyo testimonio supone la mejor fuente documental.

Es en este apartado dedicado al pastoreo donde se ha incluido un inventario de la actividad trashumante. Restos de aquella labor en los que se encuentran los llamados contaderos, depresiones del terreno con paredes estrechas que servían para contar una a una las cabezas de ganado y así pagar los correspondientes impuestos; las mojoneras o líneas de delimitación de los puertos, o las distintas cuevas y chozos.

Concluido el estudio, es hora de ponerlo en práctica en la medida de lo posible. Así, los promotores del estudio han mantenido contactos con responsables municipales de pueblos de la Sierra de la Demanda para promover un rebaño trashumante. Y de igual forma, han llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Neila para crear un museo de la trashumancia y un centro de investigación donde poder dar a conocer los resultados del estudio en el que también han participado los profesores Casildo Ferreras, Javier de Marcos, Jesús de Miguel del Ángel y Luis Miguel Tanarro. El futuro centro expositivo, ubicado en las antiguas escuelas del pueblo, mostrará todos aquellos elementos relacionados con este tipo de pastoreo y hará las veces de centro de investigación. El proyecto está a la espera de recibir ayudas de las administraciones.

De cara a un futuro cercano, también se contempla la recuperación de restos antropológicos y la creación de rutas turísticas culturales aprovechando las vías pecuarias que muestren las huellas de las trashumancia para conocer un pasado que el presente invita a tener en cuenta.

7 de Mayo de 2010
Fuente: Diario de Burgos Digital

[ Retroceder ]